miércoles, 23 de enero de 2013

EXPERIENCIAS DE PADRES 1- TRABAJO VS LACTANCIA MATERNA

Compartimos nuestra primera experiencia de padres, nos escribe Luz Marina desde Colombia contándonos un poco de su experiencia cuando comenzó a trabajar y tenía que compaginar trabajo y lactancia materna...
LACTANCIA VS TRABAJO

Hola a todos, Gracias a Gestarte por abrir este espacio donde podemos contar experiencias y empaparnos de las de otros padres, quería comenzar comentando algo que pienso: “Así como nos preparamos para enfrentar todo el proceso que conlleva la concepción de un hijo, es muy importante prepararnos para la lactancia; es decir, desde el primer momento en que nace el bebé acercarlo y permitirle el contacto con nosotras y que busque el pecho para iniciar la lactancia”.
En mi experiencia personal, conté con la asesoría de nutricionistas, especialistas en lactancia materna, donde antes del parto me iniciaron en todo el proceso; considerando que el éxito para lograr una buena  lactancia era ofrecerle la teta al bebé y no biberón.  Además desde el primer momento en que empecé la producción inicié la recolección de la leche (esto lo aprendí con las asesoras) la cual almacené congelada y sólo la utilizaba cuando no pudiera estar con él.  Fue así, cuando comencé nuevamente a laborar, portaba un recipiente para recoger la leche y antes de salir y al momento de llegar a casa, alimentaba el bebé y la leche que tenía almacenada se la dejaba para que le fuera suministrada mientras nos volvíamos a encontrar.
Toda la producción de leche y la posibilidad de alimentarlo cada que lo requería, me permitió ofrecerle por, aproximadamente, año y medio la leche materna a mi hijo, aclarando que los primeros seis meses de vida, de él, solo obtuvo como alimentación, mi leche.
Considero que la relación lactancia – trabajo no están crítica, cuando de antemano uno se prepara para este proceso; en mi país (Colombia) contamos con una hora de lactancia hasta que el bebé cumple sus seis meses de vida, para unas mamás es fácil desplazarse en las horas del medio día y poder encontrarse con su hijo por la cercanía, para otras, como en mi caso, tomaba la hora antes de finalizar la jornada, de todas maneras el tomar este espacio, que además es una obligación del jefe otorgarla, se define de acuerdo con los horarios que uno va aprendiendo del bebé y así garantizar un buen encuentro.
Para finalizar, es importante tener en cuenta que para lograr una buena lactancia y que el trabajo no nos impida hacerlo, es contar con una muy buena actitud, y compromiso, mamis “querer es poder”,  pensar que es un momento que te permite encontrarte con tu hijo y que le estás proporcionando, amor, salud y para ti la satisfacción, por lo tanto, no dejes para el último momento la preparación de la lactancia, disfrútala, se notará en tu hijo. Ahora mi hijo tiene 9 años y es muy sano y creo sin duda que se debe a que tuvimos esta gran oportunidad de amamantar.
Gracias por leerme
un abrazo a todos 
Luz Marina L.

No hay comentarios:

Publicar un comentario